Emak Bakia, el azar y la casualidad

Oskar Alegría dirige en 2012 un documental autorreferencial, una reflexión del cine dentro del cine. Metacine cuyo punto de partida corresponde a una película del famoso fotógrafo Man Ray   llamada Emak Bakia que  rodó en 1926.

Emak Bakia era el nombre perteneciente a una casa, la casa donde rodó Man Ray la película con el mismo nombre y que en vasco quiere decir ”déjame en paz”. El fotógrafo se vio seducido ya no solo por el significado ”déjame en paz”,  un alegato que casaba a la perfección con la personalidad del artista y la actitud de su obra, sino que además como buen hijo del dadá  Emak Bakia se le antojaba como un juego de letras y del azar, una combinación morfológica especial que derivaba en una agradable eufonía.

Este nombre  también resultó llamativo al cineasta Oskar Alegría, quien decide emprender una búsqueda y localizar la citada casa. Poco sabía el director sobre este lugar, ya que en la película de Man Ray únicamente se muestran tres planos de la mansión, tres imágenes que se archivarán como pistas.  A partir de aquí Oskar  inicia un viaje de pesquisas guiado por objetos que se van cruzando por su camino de manera casual, actos aparentemente inconexos guiarán los senderos con el azar como copiloto del viaje. El documental se centra principalmente en esta búsqueda, este camino de coincidencias donde el cineasta tratará de encontrar la relación entre  las personas y los objetos encontrados con el universo del filme Emak Bakia hasta llegar a la casa.

emak1.jpg

Se realiza todo un juego de paralelismos, planos que Oskar Alegría graba a lo largo de su viaje comparándolos con planos de la película de Man Ray, un juego de espejos que desemboca en una revisión de la película del fotógrafo a base de imágenes que se obtienen durante el camino. Oskar Alegría construye de nuevo la película Emak Bakia, años después en un lugar que ha sufrido cambios y los estragos del tiempo y será mediante esta nueva construcción como se intente finalizar el viaje, llegar a la meta, la casa Emak Bakia, y será todo gracias al azar, el camino de búsqueda configurado por el libre juego de fuerzas a las que el director atribuye un proyecto y fin concreto. Emak Bakia es el trayecto y la meta.

Blanca Velasco Navarro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s